LA EVALUACIÓN NEUROPSIQUIÁTRICA.  I

La neuropsiquiatría contemporánea recupera las ideas esenciales de los padres de esta rama de la medicina que intuyeron, antes de que se separaran la psiquiatría y la neurología a principios del siglo XX, que las enfermedades mentales tenían una base neurobiológica ─la histeria en el caso de Freud y Charcot, la demencia precoz para Kraepeling o una forma particular de demencia, en el caso de Alzheimer.

De esa premisa básica parte actualmente la investigación de las emociones, las motivaciones, la conducta y la actividad humanas, además de los efectos que tienen sobre ellas las disfunciones cerebrales. No se niega en ningún momento la influencia de las relaciones interpersonales, sociales, ambientales y culturales que modulan la vida emocional y la conducta humana, pero sí se piensa que esos factores están procesados, por decirlo de algún modo, por estructuras y funciones del sistema nervioso central.

En el plano de la investigación, la neuropsiquiatría se dedica al estudio de las bases neurobiológicas de las enfermedades del sistema nervioso central con manifestaciones  en la conducta, así como al diseño de métodos de evaluación y a las formas más eficaces de tratamiento de los distintos trastornos.

En la clínica neuropsiquiátrica, la tarea fundamental es la evaluación, el diagnóstico y el tratamiento de los pacientes que los sufren.

Debido a que los trastornos neuropsiquiátricos suelen ser complejos, la evaluación de los mismos no puede limitarse a escuchar la sintomatología del paciente y a observar su conducta, sino que ha de completarse con una revisión del historial médico y el análisis de las funciones neurológicas elementales, que incluyen la conciencia, la orientación, la atención, el lenguaje, la memoria, la praxis, el contenido y el curso del pensamiento, la percepción, el habla, la conducta, el estado de ánimo y el afecto.

Los instrumentos de evaluación son la entrevista semi-estructurada, las baterías y exámenes neuropsicológicos adecuados a la sintomatología, condiciones y edad del paciente, continuamente revisados y actualizados, los exámenes de laboratorio y, por último, la neuroimagen (resonancia magnética, tomografía computarizada o mapeo cerebral).

Visite la página www.drmassa.com.mx

 

waterhousepsycheopeningthegold

 

JOHN WILLIAM WATERHOUSE. Psique abriendo la caja de oro.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.