LA EVALUACIÓN NEUROPSIQUIÁTRICA II

La falta de una evaluación neuropsiquiátrica completa implica en muchos casos de trastornos claramente neurológicos (epilepsia, Parkinson, Alzheimer, etc.) que los pacientes sufran pesadísimas cargas adicionales, como depresión, psicosis, ansiedad y otros síntomas indeseables.

En general, los trastornos neurológicos se tratan con terapias farmacológicas específicas para cada tipo de enfermedad, pero muchas de esas terapias tienen efectos secundarios que son propiamente neuropsiquiátricos, es decir, que afectan la conducta y la vida emocional y que requieren, a su vez, de otros fármacos. Pero aunque la farmacoterapia es la primera elección en el tratamiento de los trastornos neuropsiquiátricos, no es limitante. Son también parte importante de los tratamientos, según los casos de que se trate, las terapias de rehabilitación, las terapias electroconvulsivas y las psicoterapias en sus distintas modalidades, que deben ser cuidadosamente elegidas, considerando al paciente de manera individual. No está por demás recordar las principales teorías psicológicas que rigen en la actualidad, entre las que  eventualmente se elegirá una para el paciente neuropsiquiátrico, si no es que se piensa en una mezcla ecléctica de las distintas aproximaciones terapéuticas:

La psicoterapia cognitivo conductual, que se  centra en problemas y dificultades del presente en lugar de hacerlo en las causas de angustia o síntomas del pasado, para lograr cambios sustanciales en el pensamiento y, en consecuencia, en la conducta.

Las terapias sistémicas que tienen sus raíces en la terapia familiar y que consisten en ayudar al paciente a pensar en sus procesos de interacción y sus relaciones con otras personas como parte de un sistema.

Las terapias humanistas, que se centran en la solución de los conflictos emocionales de las personas.

El psicoanálisis, que se centra en la interacción entre consciente e inconsciente para dar salida a los miedos y conflictos reprimidos, por medio de la técnica de asociación libre.

 En las siguientes semanas concluiremos esta serie de entregas, con la presentación de uno de los trastornos neuropsiquiátricos de mayor incidencia en la clínica: la demencia en sus distintas formas.

freud-sofaEl diván de Freud

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.