PSICOFARMACOLOGÍA Y PSICOFÁRMACOS II

Antidepresivos 1

Todavía en los años 50, antes de que surgieran medicamentos realmente eficaces para tratar trastornos mentales graves, los psiquiatras tenían que recurrir a técnicas extremas como la terapia electroconvulsiva, los comas insulínicos o la deprivación del sueño, hasta que, de manera totalmente azarosa, se produjo uno de los grandes avances de la medicina del siglo XX: el desarrollo de drogas que interactúan con los sistemas químicos cerebrales.

Los avances comienzan quizá en 1949, cuando se descubren los beneficios del litio en el manejo de cuadros maníacos y esquizofrénicos. Un poco más adelante, en 1951, un grupo de médicos que probaban una nueva droga (iproniazida) en pacientes tuberculosos, advirtieron inmediatas transformaciones positivas en el ánimo y la conducta de los enfermos.  Esta droga sería conocida después como el primer antidepresivo inhibidor de la monoamino oxidasa (IMAO).

Alrededor de la misma época, el tratamiento de pacientes esquizofrénicos con imipramina (el primer psicofármaco tricíclico, llamado así por su estructura de tres anillos) permitió descubrir con asombro que el medicamento elevaba considerablemente el estado de ánimo y aumentaba la energía de los pacientes deprimidos, mientras que tenía efectos sedantes en los enfermos no deprimidos.

Hubo otros casos en que los avances se obtuvieron por la vía negativa. Tal fue el caso del empleo de una droga prescrita para controlar la presión sanguínea (Raudixine) que produjo en los usuarios una sintomatología claramente depresiva, como culpa, desesperanza, ideación suicida, etc.

Paralelamente, los resultados de las investigaciones científicas acerca de la estructura y funcionamiento del cerebro y en particular de la neurotransmisión y la acción de ciertos neurotransmisores,  inspiraron acerca del tratamiento de la depresión, que empezó a ser vista como resultado de un desequilibrio en los neurotransmisores que regulan el estado de ánimo, en particular la serotonina.

En la próxima entrega hablaremos de la siguiente generación de antidepresivos, diseñados específicamente para elevar las concentraciones de ese neurotransmisor.

julija-k-zenos-fundakisZENOS FRUDAKIS. Libertad

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.