PSICOFARMACOLOGÍA Y PSICOFÁRMACOS IV

Ansiolíticos 1

La búsqueda de sustancias que ayuden a la relajación y/o a la inducción del sueño parece formar parte de la historia humana. Por lo menos así puede entenderse el uso curativo que se dio en la antigüedad al alcohol o al opio. Todavía a fines del siglo XVII, el médico inglés Thomas Sydenham, consideraba que el opio había sido creado por Dios para “dar consuelo a los que sufren”.

En el siglo XIX, cuando ya se habían reconocido las propiedades adictivas y los efectos indeseados de los derivados del opio y del alcohol, comenzaron a emplearse como sedantes algunas sustancias como los bromuros, que habían mostrado su efectividad en el tratamiento de la epilepsia, aunque la propia enfermedad era muy mal entendida en aquel entonces. A principios del siglo XX se introducen en la medicina los barbitúricos y otros compuestos como la metacualona, que pronto mostraron generar alto grado de dependencia, ser sumamente tóxicos e incluso mortales en caso de sobredosis.

Así llegamos a la aparición de la primera benzodiacepina, descubierta en 1957 más o menos por azar, que mostró efectos anticonvulsivos, hipnóticos, ansiolíticos y relajantes musculares. A partir de entonces comenzaron a sintetizarse centenares de compuestos de esta sustancia, de los que todavía están en uso muchos de ellas.

Paralelamente, a lo largo del siglo XX, la investigación psiquiátrica en torno a la ansiedad avanzó no solo en la distinción de los síntomas ansiosos, sino en el establecimiento de criterios diagnósticos que permiten reconocer diferentes formas del trastorno. Los más frecuentes en la clínica psiquiátrica son:

  • Trastorno de ansiedad generalizada
  • Trastorno de pánico
  • Trastorno obsesivo-compulsivo
  • Trastorno por estrés postraumático
  • Trastorno por estrés agudo
  • Trastorno de ansiedad social
  • Trastorno fóbico
  • Trastorno de separación
  • Ansiedad asociada a enfermedad médica
  • Ansiedad por consumo de sustancias

En la próxima entrega veremos la acción de los ansiolíticos en el tratamiento de estos trastornos.

louise-bourgeois-mama-guggenheim-de-bilbao

LOUISE BOURGEOIS. Mamá (Museo Guggenheim-Bilbao)

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.