PSIQUIATRÍA DE LA INFANCIA Y LA ADOLESCENCIA (tercera parte)

TRASTORNO POR DÉFICIT DE ATENCIÓN / HIPERACTIVIDAD II

Tipos de TDAH

  1. b) Tipo hiperactivo/impulsivo

Aunque generalmente la sintomatología del trastorno por déficit de atención con hiperactividad se hace evidente entre el inicio de la edad escolar y los 12 años,  es muy posible sin embargo que el niño o la niña haya dado señales de inquietud desde la cuna, por ejemplo, llorando mucho y durmiendo poco. Entre los tres y los cinco años, es posible que su actividad haya sido siempre excesiva y no haya dado muestras de conciencia ante el peligro, que se haya vuelto sistemáticamente desobediente y que, a partir de los seis, presente gran impulsividad, agresividad y actividad constante.

El diagnóstico definitivo debe darlo, sin embargo, un especialista en salud mental mediante una evaluación completa y siempre y cuando se cumplan seis o más de los criterios que establece el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-V) para este tipo de TDAH, a saber: que la sintomatología haya estado presente por lo menos durante seis meses, que las conductas en cuestión sean tan frecuentes que afecten directamente las actividades sociales y académicas de la niña o el niño, y que no haya un problema de inatención.  Estos criterios son:

  • Juguetea o golpea con las manos o los pies o se retuerce en su asiento.
  • Se pone de pie cuando debería permanecer sentado.
  • Corretea cuando no es apropiado.
  • Es incapaz de estar tranquilo mientras juega o desarrolla actividades recreativas.
  • Actúa como si lo impulsara un motor, es decir, no puede estarse quieto durante mucho tiempo, por ejemplo en restaurantes, reuniones, etc.
  • Es excesivamente parlanchín.
  • Responde antes de que se termine de formular la pregunta, interrumpe, termina las frases de los otros.
  • Le resulta difícil esperar su turno, por ejemplo, haciendo fila.
  • Interrumpe o se inmiscuye en las actividades de los otros, lo mismo si son juegos, conversaciones, actividades o tareas, o empieza a utilizar las cosas de otras personas sin pedir permiso.

Debido sobre todo a su impulsividad, los niños hiperactivos tienden a tener problemas a diario o casi a diario; sus padres viven cansados, apenados, enojados, abrumados, y muchas personas, sobre todo quienes son sensibles al ruido, sufren cuando tienen cerca a uno de estos niños.

Visite la página www.drmassa@com.mx

Georgios Iakovidis - Tutt'Art@ - (43)

GREGORIOS JAKOBIDES (1953-1932). El concierto de los niños

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.